lunes, 7 de abril de 2008

De la olvidada espada de doble filo acerado que hizo noble al villano, señor al truhán y abad al pecador ...

... callaré, que me pretende la garganta.

© Luis Torregrosa López, 2004.

2 comentarios:

Isa S.B dijo...

Menos mal que nos quedan las letras para escribir.
Gracias por la sonrisa de tus palabras.

Luis dijo...

Las letras sí son fieles aliadas siempre, aún en la peor de las circunstancias. Gracias Isa.