martes, 8 de abril de 2008

Confesiones de alcoba


No existía nada en este mundo que me provocase más miedo que la posibilidad de que una mano fría y húmeda me agarrase por los pies mientras dormía. Sin embargo he cambiado con el paso del tiempo. Ahora me horroriza mucho más ser yo quien esté debajo de la cama, esperando que te duermas.

© Luis Torregrosa López, 2007.

8 comentarios:

Isa S.B dijo...

Hay inversiones terribles en esta vida, menos mal que , como dijo el poeta, toda la vida es sueño, y algún día despertará...
Un buen secreto (pprometo no contarlo).
Un abrazo.

Egaida dijo...

Más horroroso aún debe ser estar bajo la cama...y que te pillen, je, je, je. Era broma. Otra muestra de tu acertada prosa fotográfica, Luis. Un saludo.

Ramon dijo...

Tu visita me ha dado la oportunidad de conocer tu Blog. He leido con deleite tus últimos textos: te aseguro que pasaré a menudo. Me gustan las narraciones breves cargadas de poesía. Te felicito.

montse dijo...

Aún no había tenido la oportunidad de pasar para agradecerte tu visita a mi blog para dejarme el precioso comentario lleno de poesía, pero ahora al revisar el tuyo, me doy cuenta que todo él es pura poesía.
Volveré porque me ha gustado!!
Un abrazo.

Luis dijo...

Isa, son tiempos, en efecto, de creer en los poetas más que nunca. Gracias.

Luis dijo...

Hola Francisco (Egaida). Tu visita es especialmente apreciada, ya lo sabes. Una imagen con palabras vale más que mil imágenes.

Luis dijo...

Ramón, nada comparado con la fuerza de tus imágenes. Gracias por tus palabras.

Luis dijo...

Montse, acercarse a la poesía sería un sueño. Me alegra que te grade este espacio.