sábado, 31 de mayo de 2008

Estación de término


Dispuso de izquierda a derecha las cartas que había recibido de ella, como una baraja extendida sobre la mesa. Las rompió todas, una a una, a excepción de la última, como se lo había prometido a sí mismo. Ahora sólo le quedaba el adiós de una desconocida.

© Luis Torregrosa López, 2007.

10 comentarios:

Lena dijo...

Luis...

Moriría por tener tu capacidad sintetico / poética.

Tus escritos me maravillan.

Me roban carcajadas,

me dejan sonrisas geométricas,

me obligan a mí misma.

Un abrazo

Ramon dijo...

Juego de luces, sombras, siluetas y palabras. Todo entralazado con arte para disfrutarlo.
Te felicito.
Un abrazo.

Hugo Izarra dijo...

Yo usaría para ello una trituradora eléctrica, pero la usaría con todas.

Luis dijo...

Lena, ¡si tú eres la maestra escribiendo! Un abrazo. Ramón sí, luces y sombras, ¿dará resultado el olvido? Gracias. Hugo, hay que recordarlo todo ... en su justa medida. Gracias por la visita.

Betamax dijo...

La memoria está en lo que creemos de ella: en los recuerdos. En las cartas, fotos y demás. Saludos, y visita luego mi blog. Chau.

Labana dijo...

Hola Luis,

No me quedo con las ganas de invitarte a que nos recomiendes algún libro (o varios) aprovechando que estamos en plena Feria del Libro. Si quieres hacerlo, lo puedes hacer en los comentarios de una entrada que inauguramos ayer en nuestro blog, titulada "Libros" y escrita por Mara. Si te animas, también por allí te leemos.

Un abrazo,

Labana

pepeluis dijo...

un blog muy socialista.

davidgl dijo...

¡Guau! ¡Acojonante! Es muy bueno esto, Luis. Cada día me dejas más boquiabierto.

Un fuerte abrazo.

ISB dijo...

luis,
Cuando de olvidar se trata lo mejor es buscar estrategias para olvidar qué es lo que sequería olvidar.
De nuevo, gracias por la sonrisa.

crisol dijo...

el adiós a la que se había convertido en una desconocida... El amor y el desamor...