domingo, 18 de mayo de 2008

Clase de poesía



Notarán que hoy no habla el soñador, sino su otra alma, la enamoradiza y fracasada. Tomen nota de sus palabras: verraco, herida, colillas, harapos, mierda. Tomen, tomen nota de ellas y de su ritmo poderoso y reflexionen unos instantes, pero con cierta premura, no sea que el autor regrese a los brazos de su amada y termine por estropear el texto con candilejas y puestas de sol.
© Luis Torregrosa López, 2008.

8 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Esta entrada me ha hecho sonreir y pensar y volver a sonreir. Verdaderamente, el amor hace polvo la poesía...
Saludos cordiales.

Isa S.B dijo...

Afilada pluma la de este poeta, quizá se le secó la tinta a la vez que el corazón...
Sutil ironía para una sonrisa final.
Un abrazo.

Yeli dijo...

Fabuloso!!!!!!! Solo pasé a saludar y he disfrutado mucho de tu espacio.
Un abrazo
Yeli

Lena dijo...

JAJAJAJA!

me encanta tu sentido del humor!

Lo he leído tres o cuatro veces y me arranca las mismas risas de la primera vez!

jajaja

(Gracias...tus palabras me hacen sentir un poco menos desastre...)

Manuel Trujillo Berges dijo...

Palabras con dardo acerado...

MARISA dijo...

Jope...
bueno, pues aprovecharemos el momento y quizas cuando regrese a los brazos de su amada el texto no sea tan bueno, pero seguro que algo bueno habra!!

Besos :-)

Felipe Sérvulo dijo...

Gracias por darme la oportunidad de conocerte.
Me ha gustado pasar por aquí.
Te he enlazado en mi blog "Así me lo contaron"
http://asimelocontaron.blogspot.com/
Tiene mejor visión que el de poesía.
Espero visitarte pronto.
Un saludo

Luis dijo...

¿Es? En fin, creo que las mejores obras literarias se han escrito bajo el desamor. Gracias a todos.