domingo, 11 de mayo de 2008

Camarín




Ser futbolista es oficio de cambios bruscos: vas del infierno al paraíso en un abrir y cerrar de ojos, saltas de las callejas angostas del barrio a los estadios de Europa con la misma facilidad con la que un saltimbanqui da un brinco. Pero, ¡ay la caída! Nada de eso le contaron a Camarín, guardameta huerfano de madre y padre desgraciado, que con las mieles del juego se alzó a lo más alto para ver su propio desplome en el desgobierno de aquél balón huidizo que dejó a recaudo del diablo mientras entretenía la vista con las rubias de la grada sur, sin acordarse de que Leviatán era el nombre del equipo contrario y las muchachas admiradas hijas del fuego eterno.


© Luis Torregrosa López, 2008.

12 comentarios:

Mario M. Relaño dijo...

Buenísimo el corto...
Y tan auténtico como la vida misma.

Un abrazo.

Isa S.B dijo...

¡Si es que las rubias ... ya se sabe!
Muy buen juego,un gol en la red de las letras.
Un abrazo.

montse dijo...

Tiene razón Mario,... como la vida misma !!
Siempre distraídos con todo lo que reluce y nos van colando goles!!
Veo que también eres maestro en el arte del dibujo y el corto!!
Muy bien!!
Un abrazo.

MARISA dijo...

Caray Luis, lo has clavado. :-).
Muchas veces se nos olvida que el esfuerzo a veces esta no en conseguir sino en mantener.

(te habia puesto un comentario en la anterior entrada, je, o al menos esa fue mi intencion, ha debido de fallar)

Oye el gif es tuyo? caray, si el q vale vale.

Sonrisas para ti :-)

davidgl dijo...

Hay que tener cuidado dentro del campo, que uno pierde la perspectiva... Excelente minirelato.

Un brazo. ;)

Smyle dijo...

Pues sí, una moraleja agregable a casi todo, diría yo...

Genial el GIF, jaja.

Saludos :*

Ramon dijo...

Admirable tu capacidad para construir un relato interesante e intenso con pocas pero escogidas palabras. Además, acompañado de unas imágenes que le van que ni pintadas.
Te felicito.

Luis dijo...

Mariano, Montse, ¡hasta goles en propia puerta por encantarnos con lo banal!

Luis dijo...

Marisa, lo he buscado pero no aparece. Seguro que culpa mía que remedio, en lo que puedo, mandándote un beso y mil gracias.

Luis dijo...

David, erramos la mirada con más frecuencia de lo que creemos. Un abrazo.

Luis dijo...

Smyle, Ramon, Isa, me alegra haber provocado una sonrisa. Suelo ser ácido, pero en ocasiones amanezco.

maRia dijo...

Esto lo leí el otro día, pero no me dejaba comentar.
Me pareció una graciosa metáfora.