miércoles, 11 de junio de 2008

Gimnasia



Don Antonio era hombre flexible, de brazos extensos y piernas fibrosas, con un suave aire de atleta explosivo. A Don Antonio le gustaba dar clase de gimnasia en el patio, fuera invierno o verano, cayera la helada o derritiera el sol. Don Antonio, hombre de poco mundo y mucho deporte, saltó aquella tarde al campo con la levedad de siempre. Rápido, diestro y con maña, durante los primeros quince minutos agotó a los rivales en un sinfín de escaramuzas de balón. Luego sobrevivió en el terreno como pudo. Ya en la segunda parte, Don Antonio había perdido el fondo, el tipo, el pan y la sal y, en dos bocanadas, se nos fue para siempre. A Don Antonio lo enterraron con poca ceremonia y muchos llantos de la viuda a la que hoy, fondón y barrigudo, sigo consolando noche sí, noche también.

© Luis Torregrosa López, 2008

10 comentarios:

Isa S.B dijo...

Quizá a Don Antonio siempre le faltó fondo de ahí que, ahora, su viuda paladee las delicias de un 'fondón'. Que no sólo de formavive el hombre...
Un abrazo.

Lena dijo...

Bueno, encontró mullido consuelo...

jajaja

Serán tiempos de eso..de desesperanza...

Te decía en mi página que parecemos espejos...

Veo mis (no quiero ponerles nombres hoy) en tus textos...

Y tú hoy ves tu desesperanza en el mío...

Escribiré de lotería y fortuna a ver qué pasa.

(jaja)

Un beso, Luis.

montse dijo...

El tal don Antonio se olvido de vivir y por eso murió!!...
Se fue consumiendo en su único mundo, hasta desaparecer...
Una vez más, buena reflexión!!
Un abrazo.

Ramon dijo...

Ingenio, ironía y feliz expresión.
Como siempre.
Gracias.
Un abrazo.

Luis dijo...

Cierto Isa. determinadas obsesiones son incompatibles con la vida. Un abrazo.

Luis dijo...

Lena, ya me avisas cuando toque, que es seguro. Un abrazo.

Luis dijo...

Montse, la vida es la suma de buenos detalles, no de excesos gimnásticos. Un abrazo.

Luis dijo...

Ramón, siempre amable. Ironía tan real ... Un abrazo.

chabacano dijo...

Me gustan estos cuentos cortos y las fotos están muy bien encontradas. Esta en particular me la guardo. Un saludo.

Luis dijo...

Hola Chaba, no sabes lo que me alegra verte por aquí. En realidad os echo de menos a unos pocos, entre los que te encuentras. Un abrazo y espero estar a la altura de tan magnífico amigo y compañero.